Traductor

domingo, 26 de julio de 2009

CONTRALORÍA SOCIAL, LA OBLIGACIÓN DE TODO GENUINO REVOLUCIONARIO











Recientemente, en el diario regional del Estado Yaracuy, se publicó una nota sobre la medida privativa de libertad acordada contra LUIS ENRIQUE MÁRQUEZ COLINA, por haber retenido “en forma irregular en su residencia ubicada en el barrio Campo Alegre, Municipio Cocorote, Estado Yaracuy, unos 205 bultos de leche en polvo, con 12 kilos del producto cada uno”. El mencionado ciudadano se desempeñaba como supervisor de Petróleos de Venezuela Alimentos (Pdval), lo cual pone en riesgo a programas sociales organizados por el Estado Bolivariano y Revolucionario.
Hechos como el descrito pueden estar ocurriendo en más de una organización social del Estado, por la conducta delictiva de seudorevolucionarios, y es por ello que cada ciudadano con verdadera convicción patriótica, debe superar el miedo, el cansancio y la comodidad para denunciar toda irregularidad que pueda dañar los programas sociales adelantados por el Ejecutivo Nacional.
Para la denuncia de hechos irregulares se recomienda:
-Mantener la mayor objetividad: Evite denunciar por apreciaciones subjetivas. Evalúe el hecho y no el sujeto. Puede someter a prueba el nivel de objetividad de su denuncia comentándosela a sus amigos o terceras personas para obtener una opinión.
-Elija el organismo oficial que debe conocer y tramitar la denuncia. Guarde copia de toda documentación que presente ante organismos públicos o privados.
-Si decide hacer pública su denuncia, elija el medio de comunicación que no este haciendo política contra el Gobierno Nacional y que seguramente desvirtuará su denuncia. El ejemplo más patético de un medio de comunicación apartida es Globovisión.
-Hágale seguimiento a su denuncia e insista en obtener un resultado, aunque el mismo sea la improcedencia.
-Procure involucrar a miembros de su comunidad en el seguimiento y control de la denuncia, de este modo la carga se hará más ligera y los obstáculos menos frustrantes, recuerde que la burocracia del Estado aún no está derrotada.
Juan Esteban Crespo Rojas

Publicar un comentario