Traductor

miércoles, 28 de marzo de 2012

LÍNEAS ESTRATÉGICAS DE ACCIÓN POLÍTICA


LAS LÍNEAS ESTRATÉGICAS PARA LA INDEPENDENCIA
La Revolución para la independencia y la evolución hacia la transformación del poder de las élites por el poder del pueblo se ha visto obstaculizada por los intestinos ataques (de todo tipo), del imperio y de sus lacayos que hacen vida en la República, pero el más grave obstáculo lo constituye la “cultura capitalista-rentista” que fue inoculada a la población durante décadas de dominación.
Este hecho no es ajeno al líder de la Revolución Bolivariana, y por ello su conducta incansable para la formación y transformación del hombre.
En las líneas estratégicas del PSUV, se encuentran las consideraciones planteadas y se señala el camino a seguir en el momento en que “el Imperio y sus lacayos trabajan por restituir el orden neocolonial de dominación”.
Venciendo al enemigo
supremo
Es un hecho notorio que “la Revolución Bolivariana y los gobiernos democráticos y populares reunidos en la Alianza Bolivariana para Nuestra América (ALBA) han sido amenazados directamente por la ultraderecha norteamericana, las fuerzas de ultraderecha a nivel mundial y por los terroristas del fascismo latinoamericano, en el encuentro denominado “Peligro en Los Andes”, realizado recientemente en el Capitolio Federal de los Estados Unidos”.
Ante el reconocimiento de los latentes peligros, incluidos los propios errores de la Revolución Bolivariana, el comandante Hugo Chávez, trazó la orientación general de las 3R2: Revisión, Rectificación, Reimpulso, Reunificación, Repolitización y Repolarización.
En la orientación general se reconocen los logros de la Revolución Bolivariana,  las ventajas estratégicas frente al adversario y también, un conjunto de errores, deficiencias y obstáculos que dificultan el logro del objetivo estratégico: LA CONSOLIDACIÓN DE LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA EN EL AVANCE HACIA EL SOCIALISMO.
Los revolucionarios de corazón, requieren contar con cualidades como voluntad, claridad política, formación, unidad, lealtad a los principios y disciplina para vencer la inercia y la dispersión, que implique la reafirmación del ímpetu revolucionario.
En función de esto, es impostergable la recuperación, reagrupación, rearticulación de las fuerzas dispersas, desmovilizadas y confundidas por el adversario o por los propios errores del PSUV.
Por ello, la necesidad de documentar las LÍNEAS ESTRATÉGICAS DE ACCIÓN POLÍTICA, que contiene las líneas políticas de acción para acometer las tareas por venir:
1. De la “cultura política capitalista” a la militancia socialista.
Esta “cultura capitalista” se expresa en el hecho de considerar que pertenecer a un partido equivale a “invertir” en él, a través de sus contribuciones financieras o con su trabajo militante, y que esa “inversión” debe ser “recompensada” o “remunerada” con puestos, cargos, prebendas o influencias en el Estado, en el terreno de los negocios o en el mismo partido.
No es ajeno al conocimiento del venezolano (consciente o no), que estas actitudes fueron las aprendidas durante el oscurantismo capitalista dirigido por el binomio AD y COPEI, y ahora, los revolucionarios debemos estar muy conscientes de que son esas actitudes representa el objetivo a demoler.
Dice el documento (Líneas Estratégicas de Acción Política), que ”la fortaleza de la Revolución Bolivariana se sustenta, en buena medida, en la voluntad del máximo liderazgo de la Revolución, de enfrentar esta cultura capitalista, favoreciendo el contacto directo con el pueblo, interpelándolo, pero sobre todo dejándose interpelar por él, convirtiéndose en una suerte de intérprete de las demandas y las aspiraciones populares, dándole voz a los que nunca la tuvieron y haciendo visibles a los invisibles, a los marginados, a los olvidados y explotados”.
En los últimos 2 años se pusieron en evidencia algunas fallas en el funcionamiento del PSUV, con respecto a su vinculación con la base social, siendo sus posibles causas: a) el burocratismo[1], b) el oportunismo[2], c) el sectarismo[3], d) el nepotismo[4], y e) el gradual alejamiento de la base social bolivariana.
Esa cultura (capitalista), ha sido reproducida a lo interno del Partido, y “se expresa en que algunos sectores lo conciben como un medio para el “ascenso social” de los y las militantes con responsabilidades de dirección a distintos niveles”.
Se encontró que “algunos camaradas se consideran líderes absolutos e indiscutibles en sus espacios, y asumen la discrecionalidad de excluir del Partido, y hasta de la Revolución, a quienes se atrevan a diferir o a disentir de ellos y ellas”.
Así es que el Comandante Hugo Chávez, hace el llamado para la reflexión y sobre todo para revertir los efectos perversos de estas conductas, debiendo toda la dirigencia y la militancia del Partido comprometerse en la concreción de las 3R2, desde los distintos niveles de dirección hasta la militancia de base y siempre serán las bases del Partido las protagonistas de este proceso.
2. Convertir la maquinaria en un Partido-Movimiento al servicio de las luchas del pueblo.
La Revolución Bolivariana, se desenvuelve bajo doctrinas de la paz y la democrática, y para ello se requiere que el partido, por una parte, asegure la movilización electoral, pero, principalmente: a) la formación ideológica, b) la coherencia, y c) la sincronización de las acciones populares (ofensivas y defensivas).
El Partido debe asumir el rol trascendental de convertirse en instrumento de transformación social, desde los sistemas de dirección y gestión general del país hasta la cotidianidad ciudadana.
El Partido-Movimiento y la satisfacción de las necesidades humanas:
1.- Posicionarse dentro de las masas populares, estableciendo y desplegando una amplia política de alianzas con las diversas formas de organización popular, incluyendo los sectores patrióticos y democráticos de las clases medias, apoyándolas e invitándolas a poner su talento y conocimiento al servicio de la construcción de una sociedad del buen vivir para todos y todas.
2.- El escalón fundamental de la Revolución Bolivariana se sitúa hoy en lo local (en lo municipal, en lo parroquial y especialmente en cada comunidad). Es allí, en las comunidades urbanas y rurales, donde chocan más directamente los intereses “apropiadores” y representativos de la vieja “cultura capitalista” partidista contra los esfuerzos socialistas, participativos y protagónicos populares.
Es allí donde se construye el Poder Popular, la toparquía planteada como tesis por el Maestro Simón Rodríguez.
Allí es donde se gana o se pierde la base social de apoyo a la Revolución.
3. Convertir el Partido en un poderoso medio de propaganda, agitación y comunicación.
La mejor propaganda es la imbricación de la militancia del PSUV con las masas populares.
Para una eficaz lucha cotidiana, es necesario el contacto directo y permanente con el colectivo a los fines de resolver problemas concretos, lo que determinará la manera como es percibido el Partido por el pueblo.
El Partido, con la fuerza de la que dispone, debe estar puesta al servicio de una audaz política propagandística, que al mismo tiempo, difunda de manera masiva los lineamientos tácticos y estratégicos y sirva de proceso de formación político-ideológica, pero sin perder nunca el anclaje en lo local.
La propaganda también debe girar en torno a los problemas concretos de las comunidades.
Debe entenderse la propaganda como un poderoso factor de movilización, utilizando su elaboración, reproducción y distribución como un elemento para la activación y moralización permanente de nuestras fuerzas.
4.- El PSUV como plataforma del desarrollo y fortalecimiento del Poder Popular:
El Partido debe establecer una amplia política de participación y de interpelación popular, orientada al impulso del control popular de la gestión gubernamental en todos sus niveles.
Esta política de interpelación popular es una de las tareas principales de los y las militantes del PSUV: reconocer, organizar y viabilizar las amplias demandas sociales acumuladas en nuestra sociedad, para que se encuentren soluciones sostenibles, en el marco de la lucha por la construcción del Socialismo Bolivariano.
Un partido desvinculado de las luchas del pueblo y sus demandas, es un partido que ve seriamente limitada su capacidad para servir de instrumento
motorizador de la transformación socialista de la sociedad.
Se reconoce como una cuestión de primerísimo orden, profundizar y consolidar los vínculos entre el Partido y las masas.
Para consolidar estos vínculos, es fundamental que los sectores populares se reconozcan en el Partido, es decir, el Partido no puede ser identificado como una suerte de apéndice del Estado, sino como un instrumento que acompaña al pueblo en sus luchas y en la construcción del Poder Popular.
Colectivos en acción
Círculos de Luchas Populares y del Buen Vivir deben surgir, en un primer momento, de la articulación del Partido con los movimientos sociales y organizaciones populares.
Las Bases de Patrullas y Círculos de Luchas Populares y del Buen Vivir pueden surgir como instrumentos para organizar y movilizar a las comunidades en torno a problemas específicos, en la búsqueda de su solución colectiva.
Aún donde no hay organización social a la cual pueda integrarse, las Bases de Patrullas y Círculos de Luchas Populares y del Buen Vivir, existen circunstancias comunes de penuria, necesidad y anhelos que unen a las comunidades, y que muchas veces se expresan de manera dramática y urgente. Las Bases de Patrulla y Círculos de Luchas Populares y del Buen Vivir tendrán la responsabilidad de elaborar el mapa de los conflictos y problemas sociales generados por el capitalismo o por la ineficiencia de las instituciones del Estado, así como de los proyectos propuestos por la comunidad y comenzar a desarrollar un plan de articulación con las luchas existentes y las emergentes.
Una vez acumulado un saldo mínimo organizativo, elaborarán un plan de acción que vincule a los funcionarios responsables de la gestión gubernamental en las diversas áreas con el Poder Popular.
5.- La Constitución del Gran Polo Patriótico: una audaz política de Repolarización.
En este sentido, y con base en la propuesta de construcción de un Gran Polo Patriótico que apueste por los cambios democráticos y revolucionarios de la
sociedad venezolana, rescatando el espíritu nacionalista y libertario que hace 200 años animó la lucha de pueblo venezolano para darse una Patria Soberana, se propone:
La realización de Consejos Patrióticos Bicentenarios en todos los municipios, reuniendo a la base del Partido, a los militantes de los partidos aliados, a todas las formas de organización popular revolucionaria, con el propósito de trabajar sobre los asuntos generales y específicos de todas las áreas y dominios de la vida social local.
Mujeres y hombres de nuestro pueblo, obreros y obreras, campesinos y campesinas, pescadores y pescadoras, indios e indias, afrodescendientes, estudiantes y juventud patriótica, profesionales, cultores y cultoras, soldados de la Patria, emprendedoras y emprendedores, deportistas, todas y todos, hijas e hijos de Simón Bolívar, inspirémonos en él y tengamos conciencia de que lo que hemos logrado en esta década no es sino el preludio de lo que conquistaremos en la década que comienza.
Demostremos que llevamos en la sangre y en el alma, el coraje de los Libertadores de Suramérica y démonos una Patria Soberana y Socialista donde vivamos todos con justicia, con dignidad y con bienestar.
Doscientos años después, la lucha es la misma: COLONIA O INDEPENDENCIA.


[1] Concepto bien tratado por Ernesto “Che” Guuevara.
[2] Conducta heredada de la 4ta República. Muchos recordarán las máximas de AD y COPEI: “no me pagues, ponme donde haya”, o “es un pendejo quien no roba”, sólo por mencionar dos.
[3] Conducta que identifica a la oligarquía que se agrupa en sectas, excluyendo al resto de la sociedad.
[4] Desmedida preferencia que algunos dan a sus parientes para las gracias o empleos públicos. Fue una practica muy usada por ciertos Papa para proteger y prodigar favores, dignidades, cargos y procurar altas posiciones a los suyos, a sus allegados, concretamente, a los sobrinos: ya que no era posible hablar, tratándose de los Papas de sus descendientes directos. Esa corruptela se extendió a las esferas de gobiernos civiles y militares.
Publicar un comentario