Traductor

jueves, 22 de marzo de 2012

EL IMPERIO UTILIZA A SUS EMPRESAS PARA APODERARSE DEL AGUA


LA GUERRA DEL AGUA Y EL IMPERIO YANKEE
Desde hace algún tiempo el gobierno de EEUU viene utilizando sus agencias de inteligencia para planificar la forma en que garantizarán para sí mismos los recursos hídricos suficientes para mantener su derrochadora forma de existencia.
De manera sutil, comienzan a anunciar desde la Casa Blanca, la justificación de futuras intervenciones, acciones de guerra, conquista y dominación por parte del gobierno de EEUU, argumentado con la seudocorrelación de dos temas: la escasez de agua y el terrorismo.
No es ingenuo el informe publicado por el Consejo Nacional de Inteligencia de EEUU (NIC, por sus siglas en ingles)[1], en el que afirma: “el agua podría convertirse en objeto de conflictos regionales o en herramienta para impulsar objetivos terroristas a partir del 2022”.
Quien pueda leer entre líneas concluirá que el gobierno de EEUU se prepara a intervenir en cualquier nación bajo el pretexto de “salvaguardar el agua de los llamados conflictos regionales y del terrorismo”, mientras se cuidan de ocultar que es el propio gobierno de EEUU quien propia la inestabilidad política en muchas regiones del planeta a través de sus agencias de inteligencias y ONGs disfrazadas, para luego justificar una intervención militar, acompañada o no por organismos internacionales como la OUN.
La noticia (o propaganda de Estado), también deja colar al ingenuo público de Norte América (y de muchas otras regiones), que el informe fue ordenado por Hillary Clinton (actual Secretaria de Estado de EEUU), la invitación “a reflexionar” sobre el impacto que el agua puede tener sobre la seguridad del mundo, la certeza de la amenaza, desestabilización de mercados nacionales y globales, “que las cuencas compartidas podrían ser utilizadas como herramienta política a partir del 2022”, que los focos susceptibles al conflicto serán Oriente Medio, el norte de África y el sur de Asia, especialmente en aquellos Estados “empobrecidos, con tensiones sociales, problemas de liderazgo o gobiernos débiles”, que pueden llevar a dichos Estados a “agotar su voluntad para negociar soluciones pacíficas”.
La llamada “invitación a reflexionar” no es otra cosa que imponerle (diplomáticamente), a los gobiernos del mundo que deben estar al lado de las políticas del gobierno de EEUU y apoyarlas, so pena de “sufrir las consecuencias por la escasez del agua”, es decir, afrontar desordenes sociales, problemas de liderazgo político y más grave aún, problemas de terrorismo. Bien podríamos extendernos en las consecuencias y decir que si los gobiernos del mundo “no reflexionan adecuadamente” y sufren los desordenes sociales vaticinados, “EEUU tendrá que intervenir militar, económica y mediáticamente para restituir el equilibrio y paz mundial”. De ello no se escaparía el Centro y Sur del continente Americano, aunque bien se cuidaron de no mencionarlos en el informe; posiblemente consideraron que era muy prematuro y que están muy cerca de EEUU.
La “propaganda” fundamentada en el informe, llega a decretar que los problemas que generará la escasez del agua para las naciones antes mencionadas (no incluido EEUU), “distraerá a los países del fin de trabajar con Estados Unidos en importantes objetivos políticos”. Esta frase es lapidaria. Con ella se reafirma la opinión expresada anteriormente: si no trabajan (los gobiernos), a favor de los intereses del gobierno de EEUU sufrirás desorden social, terrorismo, inestabilidad política y finalmente, la intervención económica, mediática y militar de EEUU con los aliados que se “asocien” para el momento.
Para cerrar el tema y con una formal inocente pero con maligno materialismo, Hillary Clinton ofrece a los países “la experiencia y conocimiento de las empresas estadounidenses”, lo que no es otra cosa que la dominación a través del mercado.
No es ingenuo imaginar que la experiencia de las empresas “ofrecidas” se fundamenta en que, siendo el agua escaza, hay que racionalizarla y nada mejor para ello que establecer un precio que se ajuste a las “leyes del mercado”: mientras más escaza sea el agua, mayor será el precio que tenga que pagarse! Eso es lo que Clinton llamaría (con mucho descaro), “la ruta hacia un mundo más seguro en torno al agua” …“donde no se libre ninguna guerra por el agua”.
La guerra del agua ya esta declarada por el gobierno de EEUU, ahora le toca a los pueblos no quedarse adormecidos en el tiempo y prepararse a combatir día a día, las inmediatas y futuras arremetidas “diplomáticas”, “económicas”, “mediáticas” y militares del Imperio.

Juan Esteban Crespo Rojas
Twitter: @juanesteban273

También ver TARINGA! Y PARTIDO DEL TRABAJO GUERRERO


[1] Visto en http://feeds.univision.com/feeds/article/2012-03-22/eeuu-alerta-de-posibles-guerras?refPath=/noticias/estados-unidos/noticias/, el 22.03.2012. La NIC es la organización que reúne las agencias de inteligencia de EEUU.
Publicar un comentario