Traductor

viernes, 16 de enero de 2015

ABDEL NASSER Y EL SOCIALISMO ÁRABE

Este jueves 15 de enero se cumplen los 97 años del nacimiento de Gamal Abdel Nasser en un pueblo pequeño de la provincia de Asiut, al sur de Egipto.
Nasser fue presidente de ese país africano, y principal líder político árabe de su época, considerado por muchos el “padre del socialismo árabe“. Por su liderazog, sirvió de referencia e inspiración para los movimiento revolucionarios de Argelia, Libia y en el resto del mundo.
Sobre su vida política y aportes al mundo árabe, el internacionalista, especialista en relaciones América Latina-África, Jonathan Palatz, recordó que Nasser llegó al poder en 1952, tras un golpe de Estado y es considerado también “padre del nacionalismo egipcio”, su gobierno se caracterizó por “tratar de dignificar a su pueblo a través del Socialismo Árabe, fue impulsor del panarabismo -unión de países árabes- y es uno de los principales impulsores del Movimiento de los Países no Alineados”.
Durante los 16 años que se mantuvo en el poder, Nasser confirió vital importancia a la seguridad social, por lo que implementó el derecho a la educación gratuita, “la cual no existía en Egipto, además que impulsó una reforma agraria, que le concedía tres hectáreas por persona para que trabajaran la tierra”, señaló Palatz.
Para poder aplicar dicha reforma agraria decidió nacionalizar el canal de Suez, con el objetivo de financiar la construcción de la presa de Asuán – que evitaría que las crecidas del Río Nilo acabarán con los sembradíos- y como respuesta a la negativa de Estados Unidos y Reino Unido a financiar dicha obra, medida que fue recibida con indignación por Francia y el Reino Unido, principales accionistas del canal de Suez y máximos beneficiarios del petróleo que circulaba por él.
Para el internacionalista, Nasser era querido por sus coterráneos, “por utilizar los recursos del Estado para beneficio del pueblo, y de allí la importancia de la nacionalización del Canal y la resistencia a los poderes imperiales”. No obstante, después de su fallecimiento en 1970, Egipto tomó otro rumbo.
En torno a la influencia del Padre del Socialismo Árabe en la Revolución Cubana, Palatz enfatizó que su principal aporte deriva en demostrar que se podía “cortar los lazos del colonialismo y que los países podían presentar posiciones propia dentro de la Guerra Fría y tener relaciones con países capitalista y con la Unión Soviética”, manteniendo su soberanía.
“Habían cercanías entre La Habana y Egipto, porque cuando en Cuba nace la Revolución Cubana, ya se había implantado el Socialismo Árabe, el cual se diferenció de otros modelos socialistas instaurados en Europa del Este, ya que tenia raíces propias, sin copiar el modelo soviético, lo que acercó ambos naciones”, señaló.
Asimismo, Palatz destacó que el pensamiento de Nasser sigue vigente en el contexto internacional a través de los Países no Alineados, “tema en el que Venezuela y Cuba están muy activos en cuanto a su participación”, puntualizó.
Jemniffer Hernández 
Tomado de Libre Red el 16 de enero de 2015

Publicar un comentario