Traductor

martes, 16 de abril de 2013

EEUU PRACTICÓ TORTURAS EN SU "GUERRA CONTRA EL TERRORISMO"


Así lo reveló Proyecto Constitución, grupo independiente con sede en Washington.

Según esa organización, es "indiscutible" que Estados Unidos las practicó torturas después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington.

El Proyecto Constitución, un grupo independiente con sede en Washington, encargó el informe a un panel de once miembros co-dirigido por el ex subsecretario de Seguridad Nacional y ex legislador republicano Asa Hutchingson, y el ex embajador y ex legislador demócrata James R. Jones.
El informe de 577 páginas, que se distribuirá en una conferencia de prensa a la hora 13:00 GMT, indica que si bien ha habido brutalidades en todas las guerras de EEUU, nunca antes habían ocurrido "las discusiones detalladas entre un presidente y sus asesores sobre la conveniencia y legalidad de infligir dolor y tormento a algunos detenidos".

El diario The New York Times difundió hoy algunas partes del informe. El director ejecutivo del panel investigador es Neil A. Lewis, un ex periodista del Times.

El uso de tortura, señala el documento, "no tiene justificación" y "ha dañado la posición de nuestro país, ha reducido nuestra capacidad para censurar moralmente a otros cuando sea necesario y ha incrementado el peligro para el personal militar estadounidense que pueda ser capturado".

Asimismo, según este grupo, "no hay pruebas firmes o convincentes" de que los métodos de información que involucran torturas hayan producido información más valiosa que la que se hubiese obtenido por otros medios.

El diario indicó que este informe confirma otro del grupo Human Rights Watch según el cual uno o más militantes libios fueron sometidos por la Agencia Central de Inteligencia a la tortura conocida como "submarino", en la cual se lleva al cautivo al borde de la asfixia con agua.

La CIA ha afirmado por mucho tiempo que sólo tres prisioneros, miembros de la red Al Qaeda, habían sido sometidos al "submarino". El informe de hoy, asimismo, incluye un relato detallado de Albert Shimkus, quien era capitán de la Marina de Guerra cuando dirigió un hospital para los detenidos en Guantánamo. Shimkus describe su decepción cuando descubrió lo que él consideró un maltrato de los prisioneros.
EFE
Publicar un comentario