Traductor

jueves, 18 de diciembre de 2014

EL VERDADERO ROSTRO DEL GOBIERNO COLOMBIANO


A pesar de la resolución de la FARC en cuanto al cese unilateral de las hostilidades en forma indefinida, el Presidente Santos demoró en reaccionar (quizá necesitó la autorización de EEUU) para indicar que NO CESARÁ EN LA ACTIVIDAD MILITAR DE COLOMBIA Y QUE NO ACEPTA LA VEEDURÍA DE UNASUR, CELAC, EL CICR y el Frente Amplio por la Paz, tal como se observa del comunicado del Presidente de Colombia:

"El día de ayer las FARC anunciaron que el 20 de diciembre iniciarán un cese unilateral al fuego y a las hostilidades por tiempo indefinido. El Gobierno Nacional valora en toda su dimensión esa decisión, que va en la dirección correcta, y quiere hacer las siguientes observaciones:

• Este es un buen inicio para un proceso de desescalamiento de las hostilidades en el territorio nacional que desemboque, si llegamos a un Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto, en un cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo con su debida verificación, en concordancia con la agenda del Acuerdo General de 2012. A este paso inicial se le deben sumar, a la mayor brevedad posible, las medidas de desescalamiento que se han venido discutiendo en La Habana.

El Gobierno evaluará el cumplimiento de esta decisión por parte de las FARC. El país no puede ni quiere repetir experiencias del pasado, en las que anuncios de cese al fuego sólo fueron cumplidos parcialmente. Toda actividad armada y toda amenaza contra la población civil debe cesar.

La exigencia de verificación para el cese unilateral es una condición que el Gobierno no acepta. Estamos dispuestos a iniciar la discusión sobre el tema de verificación para el eventual cese bilateral y definitivo cuando se dé inicio formalmente a la discusión del punto 3 de “Fin del conflicto”.

• En todo caso –y que esto quede muy claro- el Gobierno continuará cumpliendo con su indeclinable deber constitucional de garantizar y proteger los derechos de los colombianos.

Bogotá, Casa de Nariño, diciembre 18 de 2014" (subrayado y resalto nuestros) (1).

De esta reacción se pone en evidencia la doble moral del Gobierno de Clombia: por una parte aplaude el inicio del "cese de hostilidades entre Cuba y EEUU", pero en cuanto se trata de acelerar el cese de hostilidades en Colombia, lo impide y le pone condicionamientos, renunciando a poner fian a las hostilidades.

Esta posición no deberería ser sorpresa para nadie. Hay que recordar que el Gobierno Colombiano esta contralado por el de EEUU desde el momento en que suscribió una serie de convenios que autorizaron la instalación de las Bases Militares de EEUU en territorio Colombiano desde dónde la Casa Blanca ejecuta las acciones desestabilizadoras contra Venezuela a través de la guerra económica.

Para adelantar las acciones propias de la Guerra Económica contra Venezuela, EEUU se vale de la delincuencia organizada colombiana y en ese sentido resulta favorable tener desplegado al ejercito colombiano en la presunta lucha contra la guerrilla y el narcotráfico. Desactivar el ejercito colombiano implicaría un cambio del "terreno de batalla" durante la ejecución de las acciones de guerra que, hasta el momento, parecieran estar favoreciendo la fuerza invasora Norteamericana.

En este sentido es que el Gobierno Venezolano no debe ser indulgente en su discurso y mucho menos en sus acciones: es impostergable evitar el avance del enemigo, aunque ello implique cierre de fronteras.

 

(1) Tomado de http://www.telesurtv.net/news/Colombia-Gobierno-no-cesara-hostilidades-pese-a-anuncio-de-FARC-20141218-0033.html el 18/12/2014
Publicar un comentario